Catedral de Santiago

Catedral de Santiago de Compostela

Historia de la Catedral de Santiago

Bernardo el Viejo, Maestro Admirable, y Roberto, inician la construcción de la Catedral Románica en el año 1075, bajo el reinado de Alfonso VI y siendo Obispo D. Diego Peláez. Tras esta etapa inicial, diversos avatares suspenden o, cuando menos, ralentizan las obras hasta que toman un nuevo impulso en tiempos del Arzobispo Gelmírez, en el año 1100, a cargo del Maestro de Platerías; poco a poco la construcción de la Catedral irá avanzando a lo largo del siglo XII, encargándose, en 1168, al Maestro Mateo, la terminación de la misma, incluyendo el cierre occidental y la construcción del Coro en la nave mayor, de manera que en 1211 se celebra la consagración de la Basílica con la presencia de Alfonso IX.

Aunque la estructura medieval se ha mantenido en lo fundamental, a lo largo de los siglos la Catedral ha ido variando su fisonomía con la construcción en el Renacimiento del Claustro y sus espacios anejos y, sobre todo en el Barroco, en que se realizan obras como la capilla mayor, los órganos, el cierre de la cabecera o la fachada del Obradoiro entre otras importantes actuaciones. Durante el Neoclasicismo se realiza la nueva fachada de la Azabachería y en los últimos cien años se han seguido realizando diversas actuación.

Fachada del Obradoiro

De estilo barroco, la Fachada del Obradoiro la preside Santiago Peregrino entre sus dos torres de 74 metros, la de la Carraca a la izquierda y la de las Campanas a la derecha. Su nombre proviene de la presencia de talleres (obradoiros en Gallego) de canteros que durante la construcción de la Catedral se situaban a sus pies. Substituyendo a la original románica, en el año 1.738 comienza su construcción, que finaliza en el 1.750.

Fachada de Azabachería

La románica puerta del Paraíso o francígena, de estilo Románico, fue la más transitada ya que en ella desemboca Camino de Santiago Francés. En 1.758, dañada por un incendio, se derriba y se construye una nueva de estilo Barroco que introduce ya el Neoclásico. Conocida popularmente como fachada de Azabachería por la presencia de artesanos del azabache en la plaza.

Fachada de la Quintana

La construcción de la Fachada de la Quintana, de estilo Barroco, comenzó en 1658 con el fin de dar un aspecto homogéneo y elegante a la irregular cabecera medieval. En ella se abren la Puerta Real a través de la cual accedían los miembros de la realeza, la Puerta de los abades, y casi en el centro la Puerta Santa. Ésta sólo se abre cuando el día de Santiago (25 de Julio) coincide en domingo, o en años santos excepcionales (2016)

Fachada de Platerías

La Fachada de Platerías es la única de estilo románico que conserva la Catedral. Se edificó entre 1103 y 1.117, aunque recibirá algunos elementos posteriores. Debe su nombre a los orfebres y plateros que se ubicaban – y ubican- en la plaza. Consta de una doble puerta con arcos de medio punto con un friso superior. Dos ventanas con arcos lobulados presiden el segundo nivel de la fachada. A su izquierda, el renacentista edificio del Tesoro, de Gil de Hontañón.

Botafumeiro Catedral de Santiago de Compostela

El Botafumeiro es uno de los símbolos más famosos y populares de la Catedral de Santiago de Compostela. Es un incensario de grandes dimensiones que se mueve desde la cúpula central de la Catedral, desde donde cuelga por un sistema de poleas, hacia las naves laterales. Ocho hombres son necesarios para moverlo, los conocidos “tiraboleiros”. Pesa 53 kg y mide 1,50 metros; está suspendido a una altura de 20 metros y puede alcanzar los 68 km/h.

El Botafumeiro se utiliza por motivos litúrgicos, del mismo modo que cualquier sacerdote utilizaría un incensario en el altar, y funciona en las principales solemnidades de la Catedral, durante la procesión de entrada, o al finalizar la Eucaristía. Este gran incensario quiere simbolizar la verdadera actitud del creyente. Así como el humo del incienso sube hacia lo más alto de las naves del templo, así también las oraciones de los peregrinos deben alzarse hacia el corazón de Dios. Y así como el aroma del incienso perfuma toda la basílica compostelana, de igual modo el cristiano, con sus virtudes y el testimonio de su vida, debe impregnar del buen olor de Cristo, la sociedad en la que vive.

Horarios Catedral de Santiago de Compostela

Basílica

La Catedral de Santiago está abierta todos los días del año, de 09:00h a 20:00h. Acceso por la puerta de Platerías.

Horario Oficina de Acogida al Peregrino

Oficina de Acogida al Peregrino de Santiago de Compostela:

  • Desde Semana Santa hasta el 31 de octubre: abierta de 8:00 a 20:00 horas.
  • En invierno, desde el 1 de noviembre hasta Semana Santa: abierta todos los días de 10,00 a 19,00 horas

[Cierre los días 25 de diciembre y 1 de enero (entrega de Compostela en la sacristía de la Catedral)].

Misas en la Catedral de Santiago de Compostela

Mientras duren las obras de restauración en el interior de la Catedral, las misas se trasladan a otras iglesias de la ciudad

Iglesia de San Francisco

  • Todos los días a las 12:00 (Misa del Peregrino)

Iglesia de Santa María Salomé

  • Lunes a viernes a las 7:30 h, 9:00 h, 10:00 h, 19:00 h
  • Sábados a las 7:30 h, 9:00 h, 10:00 h, 18:00 h, 19:00 h
  • Domingos a las7:30 h, 9:00 h, 10:00 h, 13:00 h, 18:00 h, 19:00 h

Parroquia de la Corticela

  • Todos los días a las 11:00 h